Remedios caseros para el acné

El acné es un tipo de enfermedad que afecta la piel, inflamándola y causando una serie de molestias, y que no distingue edad ni género. Los remedios caseros para el acne son una muy buena opción para conbatir esta enfermedad si aún no se ha iniciado un tratamiento dermatológico o cosmético, o bien para complementarlo. Si se prefiere las opciones naturales antes que las químicas, es lo ideal seguir alguno de estos pasos y utilizar ingredientes que están en la mayoría de los hogares.

  • Jugo de limón. Una de las fórmulas tradicionales, que ha sido considerada por sus facultades astringentes tradicionalmente, es el jugo de limón. Aplicar una capa con ayuda de un algodón empapado al levantarse y antes de dormir, produce el cierre natural de los poros de la piel, impidiendo de esta forma la aparición de molestos puntos negros y espinillas. Además, si quieres lograr un efecto exfoliante, puedes agregar una cucharada de aceite de oliva y un poco de azúcar, que logrará el efecto de microgánulos. Masajearlos suavemente en los pómulos, frente y barbilla permitirá remover impurezas y tejidos muertos de manera más fácil e impidiendo su acumulación.
  • Pepino. Las cualidades hidratantes del pepino, y su fácil acceso, lo convierten en un remedio casero por excelencia. Cortarlo en rodajas posterior al uso del astringente, o hacer una pasta a base de pepino y aplicar una máscara por un período de 15 a 20 minutos, permitirá hidratar la piel sin necesidad de recurrir a cremas humectantes que en ocasiones facilitan el aumento de gratitud en la piel y la reaparición de acné.
  • Aloe Vera. El Aloe Vera es una planta de múltiples usos, dadas sus facultades medicinales. Las cicatrices que deja el acné pueden ser atenuadas aplicando el gel que se extrae de las hojas de esta planta, Una hoja pequeña puede ser cortada y pelada, así es posible utilizar el zumo dos veces al día aplicándolo en las zonas de mayor erosión de la piel.
  • Miel. La miel ha sido tradicionalmente utilizada para diversos usos, dadas su múltiples propiedades. Una máscara de miel y canela en polvo aplicada una vez a la semana, favorecerá a la regeneración de tejidos que se han debilitado por la aparición de acné, y proveerá de nutrientes para ayudar a mejorar el aspecto de la piel.

Por último, ten presente que siempre junto a un tratamiento contra el acné, es necesario desarrollar una rutina de cuidado de la piel que se concentre en las mañanas y en las noches. Siguiendo estos sencillos pasos, podrás favorecer el tratamiento con ingredientes caseros:

  • ¡Sin maquillaje! Retira el maquillaje, en el caso de que hayas aplicado. Nunca duermas con el rostro maquillado, ya que éste tapa los poros, que necesitan estar despejados durante la noche, hora del día en que el rostro elimina la mayor cantidad de toxinas.
  • Limpia tu piel. Puedes utilizar una mezcla de pepino licuado y agua. Nunca uses jabón, ya que éste reseca la piel y provoca fisuras que facilitan la aparición de erupciones de acné.
  • Astringente. Utiliza el jugo de un limón o una pasta de cáscara de naranja para el cierre de los poros. Este paso es importante ya que impide la absorción de impurezas que provocan la irrupción de puntos negros.
  • Hidratante. Puedes utilizar una mezcla de pepino licuado y agua, para reemplazar las cremas hidratantes. Dejarlo actuar por 15 a 20 minutos y luego retirar suavemente con un algodón.

Escrito por Datines