¿Qué hacer cuando Perdemos Nuestro Empleo?

No amigo!! Lansarse desde un puente ¡ no es la solución! , esto traeria mas gastos a tu familia, ya sabes, ahora ni siquiera podemos morirnos sin endeudarnos. Para evitar cometer errores como estos, deberiamos considerar algunos consejos que da la National Foundation for Credit Counseling (NFCC) para sobrevivir al despido:

1. Busca ayuda profesional

Estar molesto o temeroso es algo natural cuando uno se queda sin empleo. Sin embargo, ponerte tenso no te devolverá el trabajo. La mejor opción es estar dispuesto a apoyarse en los profesionales. Ya sea para hablar las cosas, oir la perspectiva de otras personas o encontrar nuevas opciones laborales, ir con un asesor podría ser la clave.

2. No quedes mal con ex-jefes

Resiste las ganas de decirle sus verdades a tu jefe. Recuerda que vas a necesitar una referencia de él o ella en un futuro empleo.

3. Aprovecha todo tipo de ayuda

Toma ventaja de cualquier tipo de asistencia que tu empleo te ofrezca o cualquier beneficio del gobierno. Ten la seguridad de que cualquier ayuda que te ofrezcan nunca estará de más. El responsable del departamento de recursos humanos suele ser una buena fuente de información.

4. No gastes temerariamente

Lo peor que podrías hacer es dejarte llevar por el ánimo de gastar tus ahorros para sentirte mejor. Piensa que seguramente no querrás enfrentarte con deudas adicionales cuando ya no tengas ingresos.

5. Cuidado con tus tarjetas de crédito

Alguien con una buena línea de crédito podrá mantener una familia al nivel de vida corriente usando su crédito, mientras un nuevo trabajo aparece en el camino. Sin embargo, ten en cuenta que para reponer el dinero tomado puede tomarte varios meses hasta que encuentres empleo.

6. Haz un inventario personal

Considera tus gastos, ingresos, cosas de valor. Posiblemente no tengas que liquidar tus objetos de valor para sobrevivir, pero es bueno saber lo que tienes en caso de que tengas que usarlo para respaldarte.

7. Toma medidas drásticas

A veces los momentos difíciles requieren de soluciones un tanto difíciles. Puede ser que necesites vender tu segundo coche, bienes raíces, propiedades alquiladas o joyas, si es necesario.

8. Equilibra deudas e ingresos

Si no tienes dinero suficiente, tendrás que calcular cuánto se necesita para pagar todas tus deudas, así como tus gastos básicos de vivienda. Tu meta es pagar a todo mundo, pero sin dejar de sostener tu hogar, pagando tu hipoteca o alquiler, empresas de servicio público, guardería, primas de seguro, la atención de salud, alimento y gasolina para el coche.

9. Reune a la familia

No querrás a todos los miembros yéndose en diferentes direcciones, ¿verdad? Recuerda que hacer un esfuerzo en conjunto da mejores resultados. Juntos busquen ahorrar en todo lo posible, sobre todo en aquellos gastos no esenciales, sabiendo que éste estilo austero es temporal.

10. Apunta tus gastos

Llevar cuenta de los gastos siempre es buena idea, pero cuando el dinero es escaso, se vuelve una práctica esencial. Apunta cada centavo gastado. A fin de mes, revisa en qué se gastó y toma decisiones respecto a ello.

11. Habla con tus acreedores

La mayoría de los emisores de tarjeta de crédito tienen programas internos que te pueden ayudar a reorganizar tus deudas con pagos reducidos. Explícales tu situación para que ellos reduzcan la tasa de interés que pagas y bajen tu pago mensual.

12. Llama a tu prestamista hipotecario

Prepárate para demostrar la difícil situación económica por la que pasas, pero teniendo un plan de resolución en mente. El consumidor común no sabe de la existencia de préstamos disponibles. Por ejemplo, puedes solicitar la ayuda de un asesor certificado de vivienda para que te recomiende un nuevo plan.

Sin duda son unos excelentes consejos que todo desempleado deberia considerar.

Escrito por Datines

Deja un comentario

Tu Direccion de correo Electronico no sera publicada