Primeros Auxilios Basicos Parte 2

Manual de Primeros Auxilios Basicos

Bienvenidos nuevamente a Datines, queridos lectores. Hace un tiempo atrás publicamos para ustedes un artículo de suma importancia y utilidad para todos nosotros, ya que se trataba de un manual de primeros auxilios básicos, que incluye conocimientos elementales que debemos manejar en caso de cualquier tipo de emergencia o accidente.

Resumiendo un poco lo que habíamos hablado en ese artículo, alcanzamos a repasar información relacionada a los puntos básicos y esenciales de cualquier socorrista, dentro de los que podemos encontrar 3 conceptos: Proteger, Alertar y Socorrer.

También hablamos de algunas de las emergencias más comunes, describiendo sus síntomas e informando cuales son las adecuadas maneras de comportarse y de controlar los distintos tipos de situaciones, obviamente recomendando llamar o llevar al paciente a un centro o establecimiento profesional.

En esa oportunidad hablamos de algunas de las urgencias más comunes, dentro de las que cabe destacar:

Hoy seguiremos con la segunda parte de este interesante y útil artículo y continuaremos con el mismo patrón, esta vez interiorizándonos en urgencias tales como:

 Heridas simples: pueden ser fácilmente tratadas por el socorrista, quien debe lavar sus manos con abundante jabón y agua, para luego realizar una limpieza de la herida con líquido antiséptico y posteriormente aplicar el vendaje correspondiente.

 Heridas graves: el socorrista debe aplicar gasas limpias sobre la herida y si es necesario usar un vendaje de compresión un poco apretado. Esto dependerá de la herida, pero se debe tener especial cuidado de no interrumpir la circulación de la sangre. Lo más importante es avisar e forma inmediata a algún centro de urgencias.

 Heridas del tórax: lo primero que se debe hacer es posicionar al enfermo recostado o sentado sobre el lado donde se sitúa la herida, la que debe cubrirse con varias capas de compresas limpias y procurar evacuarlo de esta forma. Por ningún motivo dar de comer o beber al accidentado.

Heridas del abdomen: si la herida es pequeña, se debe cubrir con una gasa de gran tamaño y sujetarla. En caso de ser una herida de grandes dimensiones no se deben aplicar compresas, sólo un paño húmedo lo más limpio posible, sin intentar introducir intestinos ni órganos ni quitar elementos que pudieran estar clavados. Se debe evacuar al enfermo intentando moverlo lo menos posible, y obviamente no se debe dar nada de beber ni comer.

En una próxima oportunidad volveremos con la tercera parte de este extenso manual de primeros auxilios de Datines. Hasta la próxima, queridos lectores.

Escrito por Antonio

Deja un comentario

Tu Direccion de correo Electronico no sera publicada